Explora Islandia: Tierra de Auroras y Aventuras Naturales

Islandia es un enigma geológico, una isla de fuego y hielo habitada por solo 388,000 almas, donde el progreso moderno se entrelaza con una herencia vikinga que aún palpita en tradiciones milenarias.

Este país, con sus escenarios que parecen sacados de un cuento de fantasía –playas de arenas oscuras, campos de lava, fuentes termales y acantilados que quitan el aliento–, su compromiso con la energía renovable, una cocina única y arquitectura innovadora, invita a ser descubierto con una perspectiva abierta y un corazón dispuesto a maravillarse.

La Aurora Boreal: Un Espectáculo Natural Inolvidable

Este fenómeno, conocido también como «las luces del norte», se puede observar en otros puntos del globo como Finlandia, Noruega, Vancouver y Alaska, pero no hay nada como verlo en Islandia.

En términos científicos, las auroras boreales son el resultado de las partículas solares que, al chocar con el campo magnético terrestre y la atmósfera, se ionizan y crean esos magníficos colores, predominantemente verdes pero con posibles matices de violeta, rojo, rosa, azul y naranja.

Sin embargo, experimentar la aurora boreal trasciende cualquier explicación científica, convirtiéndose en un momento de pura magia para quienes tienen la suerte de presenciarlo.

Cabe mencionar que su aparición nunca está garantizada, y a menudo requiere de paciencia y un cielo despejado, especialmente entre septiembre y abril, cuando Islandia ofrece las mejores condiciones para este espectáculo natural.

El Círculo Dorado: Una Aventura en un Día

Imagínese presenciar, en un solo día, espectáculos de la naturaleza como géiseres que expulsan agua a 30 metros de altura, cascadas de ensueño y un parque nacional donde un modesto puente conecta los continentes americano y euroasiático.

Eso es lo que ofrece el «Círculo Dorado», un circuito de aproximadamente 300 kilómetros que parte de Reykjavik y engloba algunas de las maravillas más impresionantes de Islandia.

Dentro de esta ruta, no se puede perder la visita a la cascada de Gullfoss (recuerde llevar un impermeable), el área geotérmica de Geysir (donde los géiseres sorprenden con sus imponentes columnas de vapor) y el Parque Nacional Þingvellir, famoso por su «puente entre dos continentes».

Explorando los Fiordos del Oeste

Los Fiordos del Oeste, conocidos localmente como «Westfjords», se presentan como el rincón más apartado y prístino de Islandia, acariciado por las aguas del mar de Groenlandia y caracterizado por una serie de promontorios que se extienden hacia el océano.

Cada sector de esta región se distingue por una identidad propia, rica en tradiciones y una naturaleza que captura la atención de viajeros de todas partes.

RAUDISSANDUR

Mientras que Islandia es famosa por sus playas de arena oscura, Raudissandur se desmarca con su particular playa de tonalidades que van del rosado al rojo. Este extenso manto de arena intacta, libre de huellas humanas, se erige como uno de los tesoros más celosamente guardados de los Fiordos del Oeste.

ISAFJORDUR

Isafjordur, que en sus orígenes fue un centro de caza de ballenas, hoy día se ha transformado en el núcleo de vida más bullicioso de los Westfjords, con sus encantadoras construcciones de madera y metal que albergan acogedoras cafeterías, hoteles de calidad y restaurantes.

Esta localidad se presenta como el punto de partida ideal para aventurarse por la región, y es hogar del Museo del Patrimonio de los Fiordos del Oeste, una visita obligada.

Una cultura que asombra

Vicky Demarret, argentina y apasionada viajera que ha vivido en diversos países, comparte su experiencia tras haberse establecido entre Islandia y Helsinki, revelando las constantes sorpresas que le brinda esta isla.

¿Por qué no optar por una casa rodante?

«Conocer Islandia en su totalidad podría tomar años, y el clima puede ser un desafío. Durante el verano, casi todos los rincones son accesibles, los días son ininterrumpidamente luminosos y las temperaturas oscilan entre 10 y 20 grados Celsius.

Sin embargo, agosto es el mes más costoso. Mi sugerencia es alquilar una casa rodante, ya que siempre encontrarás campings disponibles, resulta más económico que un hotel y asegura un lugar para pernoctar».

«Dejamos los autos sin cerrar»

«En Islandia la comunidad es tan unida que todos nos conocemos, rara vez hay más de tres o cuatro grados de separación entre las personas. Es un país de gran seguridad; nunca he necesitado llaves para mi hogar, las viviendas suelen estar abiertas.

Lo curioso de las llaves es que en mi lugar de trabajo, por ejemplo, dejamos los autos en el estacionamiento sin cerrarlos. Además, Islandia se destaca por su equidad de género, especialmente en temas salariales».

Descubriendo sabores islandeses

La cocina de Islandia, con su cordero, salmón, el autóctono skyr (similar al yogur) y las omnipresentes salchichas, se enriquece también con las hortalizas y frutas de sus invernaderos geotérmicos.

Dos joyas culinarias menos transitadas:

Primero, Nielsen: En el núcleo de Egilsstaðir, en la zona oriental de Islandia, este lugar sirve delicias locales desde la estructura residencial más vetusta de la localidad. Kári Þorsteinsson, quien fuera parte del equipo de Dill – el primer restaurante islandés reconocido con una estrella Michelin, y ahora en Ox – junto a su pareja Solveig, lideran este encantador establecimiento.

El segundo, Móðir Jörð: Esta granja orgánica y productora de alimentos, gestionada por una familia, complementa su oferta con una excepcional cafetería vegetariana que solo abre en verano.

Entre volcanes y glaciares: una aventura islandesa

Islandia, a menudo descrita como «el país de fuego y hielo», alberga una impresionante colección de volcanes y glaciares.

El Vatnajökull, no solo es el glaciar más extenso de Islandia sino que también cubre el 8% del país. La isla cuenta, además, con más de 130 montañas volcánicas, algunas de las cuales siguen activas.

Glaciares accesibles a todos

Más allá del majestuoso Vatnajökull, en el sureste, Islandia ofrece numerosos glaciares donde se pueden practicar trekking, escalada, paseos en motos de nieve y explorar fascinantes cuevas de hielo.

Entre ellos, el Langjökull es accesible a través del Círculo Dorado, el Jökulsárlón con su encantadora laguna, y el Hofsjökull, situado en las denominadas «Tierras Altas».

Las huellas de Julio Verne

Las formaciones volcánicas de Islandia son el escenario de aventuras únicas, como la visita al Thrihnukagígur, uno de los pocos volcanes del mundo que se pueden explorar por dentro. Situado cerca de Reykjavík, en el Parque Natural Bláfjöll o Montañas Azules, ofrece una experiencia inolvidable.

También es posible acercarse al «Litla Hrút», en la península de Reykjanes, con su reciente actividad volcánica, o adentrarse en el túnel de lava de Raufarhólshellir, a un breve trayecto de la capital.


Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *